miércoles, 20 de enero de 2016

Desarraigado



Timoteo Bermúdez pasará a la historia como el hombre que se desenterró a sí mismo en el camposanto de La Serena o, al menos, eso explicaba él y, como prueba, mostraba las pequeñas raíces que le crecían entre los dedos de los pies. Pero a mí, me gusta más recordarlo caminando descalzo entre los charcos, exponiendo su piel desnuda a los rayos del sol hasta que de sus manos brotaban unos pequeños eslabones que, al madurar, se convertirían en las cadenas con las que lo retuvieron en el sanatorio aquel otoño, cuando se le secaron las hojas.




Aquí os dejo mi participación en LA COPA ENTC 2016 (Primera Ronda): el relato debe estar inspirado en la foto de Chema Madoz. Si queréis, podéis seguir La Copa aquí. Encontrareis este relato junto a los de mis dos compañeros y contrincantes en el ENCUENTRO 11 y podreis ver como van las votaciones y quién pasa a la siguiente ronda.