sábado, 6 de mayo de 2017

Parece que va a llover



Noelia, hija, tu padre y yo accedimos a dejar de utilizar la bañera: nosotros podíamos ducharnos en el polideportivo y las tortugas la necesitaban más. Tampoco nos importó renunciar a nuestras cenas veraniegas en el balcón y cedérselo a esas golondrinas desahuciadas, sin un alero del que colgar el nido. Pero esa pareja de pingüinos que has acogido son unos desagradecidos.

Estamos dispuestos a compartir la nevera, en aras de una buena aclimatación, pero compréndelo: no pueden adoptar a los huevos y dejarnos sin cena. ¡Es intolerable! Lo siento, Noe, pero tu trabajo de ciencias no puede ser un arca.


Para la 3ª Ronda de la Copa ENTC: un relato de 100 palabras inspirado en esta fotografía de Eva García. 
Reto superado