lunes, 15 de septiembre de 2014

3 apuestas para REC

Terapia alternativa:  

Como un bigote a lo antiguo, debajo de su nariz, apareció una sombra que fue creciendo; invadió su mejilla izquierda y cubrió el ojo privándole de visión. El médico le restó importancia: aún le quedaba el otro ojo. Cuando el mal le privó por completo del oído y la visión Ramón acudió a urgencias donde le hicieron una resonancia.
El diagnóstico fue devastador: la mancha había invadido también el cerebro y pronto sería incapaz de percibir la realidad, interesarse por sus vecinos o pensar con claridad. Había llegado el momento de tomar una decisión crítica: Ramón debía dedicarse a la política.


Imagen web: Groucho Marx

Dulces sueños:  

Como un bigote a lo antiguo, debajo de su nariz desfila una hilera de hormigas en afanosa ebullición; se deslizan hasta las comisuras y desaparecen en el interior de la boca. Un rastro pegajoso parece guiarlas en la oscuridad de su viaje.
El silencio reina de nuevo en esta tarde de ventanas abiertas y chicharras; los ciclistas pedalean sin tregua y su vecino, el colmenero, duerme al fin la siesta.

Retrato:

Como un bigote a lo antiguo, debajo de la nariz, sujeta el lápiz frunciendo los labios; las gafas de lejos, izadas sobre sus cejas, le dan un aire sorprendido. El artista nunca ha estado tan cerca y observa con cautela al inusual modelo: sus rasgos, la línea de los hombros, la tenue sombra del pecho.
Sobre el lienzo yace apacible y etéreo, mientras los trazos del carboncillo perfilan lo inexplicable, lo eterno. Al fin,  ha conseguido capturar el alma.