miércoles, 4 de febrero de 2015

La Estatua del Jardín Botánico



Lo peor de todo es que me voy olvidando de ella, poco a poco. Tengo que hacer esfuerzos para revivirla. Algunas veces hablo solo y me cuento mis batallitas de viejo —para refrescar la memoria ¿sabes? —, y entonces me surge la duda de si lo que evoco es un recuerdo, o el recuerdo de un recuerdo.
Es en esos momentos cuando vengo aquí; no porque me gusten las plantas —no las soporto —, sino porque aquí la puso el ayuntamiento. Con lo que me pagaron por ella nos fuimos de viaje de novios, mi musa y yo.


Esta semana en La Copa ENTC rendimos homenaje a aquellas canciones de los años 80 y 90; cada canción daba título a una pareja de relatos. 
Con este microrrelato me despido de La Copa ENTC. Ha sido un reto divertido y enriquecedor. Felicidades a los seleccionados, os estaré leyendo desde el banquillo. 
Pero cuidado, la próxima Copa... volveré y ¡¡preparaos!!