viernes, 27 de junio de 2014

... en un vaso de agua



Tu mente embravecida golpea en oleaje furioso, la espuma nubla tus ojos y el viento silba en tus oídos melodías ficticias de traiciones imaginarias. La mente, poderosa tirana, te ahoga en su discurso sin tregua, arrastrándote en la corriente de las insinuaciones perversas, las sospechas vanas, los celos venenosos. Y él, inocente, sólo sonríe cortés, ante el chiste sin gracia de tu amiga.

Pero tú los matarías, sin juicio, sin abogados, sin piedad. Los matarías para que callaran, para que el agua se remansara de nuevo, para que las olas acariciaran la playa y la resaca no te atormentara mañana.

Relato para @viernescreativo (20/06/2014). Ilustración: Afrodita, de Antonio Mora.