sábado, 2 de agosto de 2014

Espejo


Reflejados en el agua, sus rostros miraban perplejos a aquellos dos niños tan abrigados  —con botas de agua y bufandas—, que les devolvían incrédulos la mirada. Sólo en una mitad del mundo comenzaba el verano.

El barquito navegaba en la frontera.

Mi granito de arena para el #viernescreativo de @depropio. Ilustración: S, de Andrey Osadchikh