viernes, 17 de abril de 2015

Borrasca en blanco y negro



La lluvia cae sin tregua desde hace seis días; la ciudad se ha limpiado de mugre y de turistas; y un viento frío del oeste se bate en duelo contra los paraguas de los pocos valientes que se acercan a la orilla del Sena; locos o enamorados — ¿acaso no es lo mismo?—, para bailar entre los charcos, para gritar que siguen vivos. Me encaro la Leika y disparo, disparo, disparo, pero ninguna de mis capturas me devuelve la locura. Ninguna.

La lluvia cae, sin tregua, desde que te fuiste. 


Un #viernescreativo más: una foto de Henri Cartier- Bresson nos inspira mil historias. Aquí os dejo la mía.