viernes, 25 de abril de 2014

Locura transitoria




No consiguió evadir la cordura ni un solo segundo de su vida. De niño carecía de imaginación, ¡no le gustaban los cuentos! Responsable y educado, fue un adolescente inusualmente maduro. Sus maestros decían que era un niño tranquilo, excelente en  matemáticas, pero justito en literatura y expresión artística.
Estudió Económicas y llegó a ser Director de Operaciones del Banco Intercontinental. ¡Era el hombre más aburrido que ha pisado este mundo!
Por eso sus amigos no daban crédito cuando le vieron aquella noche en televisión, irrumpiendo en cueros en la junta de accionistas junto a una docena de anti-sistemas. El cuerpo pintado con consignas anti-capitalistas y gritando como  un poseso “¡No hay pan, pa tanto chorizo!”. Por eso sus vecinos no pudieron seguir cenando cuando el hombre aburrido dio la espalda a la cámara y agachándose mostró al mundo su pancarta en la que podía leerse “Devuélvanme mi vida”.


Sexta y última semana del concurso de relatos encadenados de la biblioteca. Esta noche se falla el premio entre los seis finalistas semanales. Suerte a todos!!